Arqueólogos de Egipto y Alemania hallaron ayer una estatua de cuarcita de alrededor de 8 metros sumergida en el fondo de un hoyo en El Cairo, que posiblemente sea