Hace veinte años esta semana, en la conferencia de videojuegos E3 en Los Ángeles, el jefe de Sega de Estados Unidos mató accidentalmente la consola de videojuegos